DIÁLOGO CON PETER EISENMAN































8M FEB<<<12:30>>>Ud. Luis Fernández-Galiano y Justo Isasi
Salón de Actos de la escuela ETSAM

21 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Las palabras de Eisenman no solamente resultan didácticas sino que también tienen la capacidad de conmover. Sus palabras son un autentico viaje a través de su experiencia personal, un modo de mostrar como un chiquillo que no deseaba seguir las directrices de su padre, decide tomar el arduo camino que es el de la arquitectura, para finalmente convertirse en uno de los grandes maestros.
    Uno maestro al que debemos copiar con el fin de poder crear algo nuevo y también nuestro, con el fin de encontrar la respuesta a cada uno de los proyectos que se nos plantean y se nos plantearan a lo largo de nuestras vidas , tal y como él hizo con otro gran arquitecto, Frank Lloyd Wrigth. Pero, no puedo dejar de recordar las palabras que le dijo Paul Rudolph en su momento:"You can copy once but never twice".

    La vida del arquitecto es una vida dura, como ha dejado vislumbrar Eisenman, por eso solo me queda decir, que me alegro por aquellos que decidan apartarse de este camino, pero mucho más por aquellos que decidan seguir.

    ResponderEliminar
  3. No han dejado de gustarme los relatos de experiencias de Eisenman así como algunos de sus consejos; como Verónica a mi también se me quedó muy presente lo de "you can copy once, but not twice" y me gustó su idea final de la arquitectura como modo de ver y entender el mundo.
    Sin embargo llevo varios días dándole vueltas a la cabeza por cosas que dijo que no consigo entender. Eisenman vino a hablarnos del aprendizaje de arquitectura y sin embargo acabó su conferencia diciendo que la arquitectura era algo que no se podía aprender o enseñar, que era como cantar o bailar, si sabías genial, y si no era mejor buscarte otra cosa. Yo soy bailarina además de arquitecta (en proceso) así que me toca defenderme por las dos partes. Creo de verdad que todo, absolutamente todo en esta vida se puede aprender, con más o menos esfuerzo y mejores o peores resultados, pero todo el mundo puede lograr lo que persiga con paciencia, perseverancia, trabajo y empeño.
    Espero haber malinterpretado esas palabras de Eisenman y que haya sido otra cosa la que él haya querido decir porque de verdad es un comentario que me ha hecho pensar mucho y que creo que quitaría todo el sentido a nuestra estancia aquí en la universidad y a la suya misma como profesor.

    ResponderEliminar
  4. Yo también creí entender lo mismo que tu, Lucía, parece que dijo que la arquitectura no se puede enseñar, que se nace con el don. Pero está claro que en esta vida todo se puede aprender, de mejor o peor manera, los que nazcan con capacidades increíbles les será más fácil; los que no las tenemos nos costará más, pero trabajando siempre se consigue el objetivo. Por eso no nos toca otra que currar… :)

    ResponderEliminar
  5. A mí también me pareció interesante la trayectoria de este hombre (su experiencia en Corea, etc.) y como tú comentas, Lucía, su último comentario sobre el estudio de la carrera de arquitectura como una de las mejores formas de comprender el mundo en el que vivimos.

    Respecto a lo de que la arquitectura no se pueda aprender, no recuerdo que Eisenman dijera exactamente eso. Creo que, a una pregunta sobre cómo despertar la imaginación a la hora de comenzar un proyecto, respondió que no tenía ni idea. Pero eso es algo que pienso que tú y yo también diríamos. ¿Recuerdas lo de que frente a un papel en blanco, como frente a 150 hombres a tus órdenes en Corea, uno no sabe exactamente cómo actuar? En nuestra escuela Pedro Burgaleta dice aquello de que dibujar es 'inventarse un procedimiento para hacer un dibujo'; encontrar tu forma, desarrollar tu grafismo, tu método propio, etc.

    El cuerpo de conocimientos técnicos es común a todos los arquitectos, como entre ingenieros; pero, a diferencia de éstos, los arquitectos desarrollamos con muchísima mayor libertad cada uno nuestra propia manera de imaginar y comunicar. Por el hecho de ser un poco artistas hay cosas que, en último término, no podemos transmitir ni recibir, y este hecho es el que permite decir que la arquitectura ni se aprende ni se enseña.

    Te insto (si me lo permites) a no perder el ánimo de aprender arquitectura y danza. Pero recuerda que ambas cosas no son sólo técnica, sino también arte, y el arte no se aprende frente a una pizarra, sino que es realmente una experiencia vital muy personal, comunicable pero intransmisible.

    Rodrigo Quezada Reed

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Rodrigo por tu comentario, estoy muy de acuerdo contigo en todo lo que has dicho. Es verdad que aprender arquitectura o cualquier otro arte no es como aprender matemáticas o derecho; no es algo lógico objetivo y frío sino todo lo contrario, es muy subjetivo y personal y se necesitan ciertos valores estéticos para aprenderlo. Lo que quería decir es que no creo que no se puedan adquirir esos valores estéticos y esas capacidades necesarias para el arte, quiero decir que de verdad creo que se puede aprender a ser artista, a educar el gusto y a mirar las cosas de otra manera.
    En ese sentido es por eso también que me gustó la frase de Eisenman de que la arquitectura es un modo de ver la vida, creo que todas las artes te enseñan a mirar las cosas de modo diferente, a encontrar arte en lo que ves y poner arte en tu mirada.
    Gracias de verdad por tu comentario porque me ha ayudado a entenderlo de otra manera; me habían dejado muy decepcionada esas palabras de Eisenman.

    ResponderEliminar
  7. Pues de nada, Lucía, para eso estamos.

    Coincido contigo yo también en lo que comentas de que se puede aprender también a ser artista, aunque siempre será un tipo de aprendizaje distinto a cualquier otro. Y aquí pienso que empezamos ya a tocar otras materias: por casualidad, ¿has tenido ocasión de leer 'El maestro ignorante' de Jacques Ranciere? A los del taller experimental de 'arquitectura entre las artes' nos hicieron leer parte, y la verdad es que es un texto revelador. Te pongo el link de un escrito que hice sobre ese libro: http://arquitecturaentrelasartes.wordpress.com/2010/11/19/revolucion-pedagogica/

    Y bueno, pasando a otro tema, ¿qué opináis sobre lo que comentó Eisenman de las teorías lingüísticas de Derrida? Quiero decir, el intento que él realiza por cultivar una arquitectura sin significado, ¿de dónde pensáis que nace esta intención? Algo dijo él acerca de ello, pero tampoco me quedó nada claro...

    ¿Quiso decir que está cansado de arquitectos que, velada o deliberadamente, cargan sus obras de significado para hacerlas significativas, y de esa manera alimentar su propio ego; o sus ideas van por otra parte? Pregunto.

    Rodrigo Quezada Reed

    ResponderEliminar
  8. La charla de Peter Eisenman se puede considerar una gran iniciativa por parte de la Escuela de Arquitectura de Madrid, pues, a pesar de ser conocedor de que este hecho se repite con frecuencia, es de agradecer. Y el porqué de esto es el mero hecho de que estas charlas-coloquio sirven para intercambiar experiencias con arquitectos de gran talla a nivel internacional, lo que hace que nuestra experiencia como alumnos y futuros arquitectos sea sumamente enriquecedora.

    Centrándonos en la charla de Eisenman, bajo mi punto de vista, el argumento central de la misma se redujo a una especie de discurso personal y anecdótico, cargado de recuerdos y emociones, lo cual es propio tras tener que recordar en aproximadamente una hora una serie de experiencias vividas a lo largo de toda su vida, desde su decisión de ser arquitecto, hasta el amplio listado de experiencias vividas tras cada proyecto.

    Pero lo más relevante de la conferencia fue, bajo mi punto de vista, no su forma de pensar la arquitectura, sino la lección de humanidad y humildad que nos dio a todos.

    (Jorge Carreño Estébanez).

    ResponderEliminar
  9. No he tenido el gusto de leer el libro Rodrigo, pero intentaré leerlo en cuanto tenga ocasión, desde luego tu comentario acerca de él llama la atención.
    En cuanto a tu pregunta te cuento lo que yo entendí a ver si te ayuda...
    Eisenman dijo textualmente "meaning isn't provement of truth". Efectivamente creo que desdeñaba una arquitectura "con significado" en favor de una arquitectura más abierta, más interesante desde su punto de vista; sin embargo tampoco sé exactamente cuáles fueron los argumentos de su crítica.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Me parece que esta conferencia iba dirigida para dos grupos de personas, o con dos interpretaciones. Al principio, cuando salí de la conferencia, salí desanimada, además de no entender muy bien a que se había referido con lo que ya han mencionado mis compañeros, “la arquitectura no se aprende”, “ninguno vais a ser arquitectos”, ¿no había venido a hablarnos de la educación de la arquitectura? Tras casi una semana de reflexión, de compartir opiniones, con compañeros y profesores, creo que además de contarnos su experiencia profesional, nos estaba hablando de una educación de la arquitectura en general. He dicho que me parecía que esta conferencia estaba dirigida para dos grupos de personas porque cuando decía que ninguno íbamos a ser arquitectos, esto es así desde el punto de vista de las personas de su generación, porque para ellos su concepto de arquitecto se ha perdido, y sin embargo para los que han terminado o estamos empezando arquitectura habrá otro concepto de arquitecto, que no será el de Eisenman. Refiriéndome a este tema, de diferentes épocas, diferentes conceptos, también se puede explicar que la arquitectura no se aprenda, como ya ha dicho Rodrigo, todo poco a poco se va aprendiendo, a unos nos cuesta más y a otros menos. De los grandes maestros: Le Corbusier, Wright, Mies y Aalto, solo Aalto estudió arquitectura, por lo tanto en los otros tres casos, la arquitectura no se aprendió, se nació con ella.

    ResponderEliminar
  12. Me gustaría saber si a alguien le llamó la atención el momento en que Eisenman, dirigiéndose directamente a Fernández-Galiano, comentó como su generación al definir su arquitectura luchaba contra el modo vigente de concebirla y luchaba también contra los arquitectos consolidados mientras que las nuevas generaciones (entre ellas la nuestra) tiene a los arquitectos de su generación como héroes e ídolos y no tenemos el espíritu de ruptura que ellos tenían.
    También citó la revuelta estudiantil del 68 que define perfectamente ese espíritu del que Einsenman habla.

    En mi opinión dio a entender que nuestra generación no tiene la motivación de la suya, y en cierto modo tiene razón, nosotros no hemos vivido de cerca ninguna guerra, ni hemos ansiado la libertad como lo pudieron hacer nuestros padres, y tenemos las mayores facilidades del mundo. ¿Somos una generación sin más aliciente que la superación personal?¿Tenemos algo porque luchar, unirnos y definir una nueva arquitectura?¿ Qué pensáis vosotros, la nueva generación?.

    ResponderEliminar
  13. Respondiendo a tus preguntas Jaime, tener como principal incentivo la superación personal creo que puede ser fuerza más que suficiente como para conseguir todas aquellas metas que nos pongamos, es más, debería de serlo; en mi opinión, debemos afrontar cada proyecto que nos proponen en la escuela como un reto para descubrir hasta donde podemos llegar haciendo arquitectura, e intentar superarnos en todo momento.

    Por suerte, ya que nuestras circunstancias de vida han sido diferentes a las de arquitectos anteriores, y con éstas, nuestros pensamientos también lo han sido, estamos en la situación perfecta para hacer una nueva arquitectura, para conseguirlo debemos de ponernos a trabajar al límite sorprendiéndonos a nosotros mismos de este modo.

    ResponderEliminar
  14. Osea que según tu planteamiento Luis somos seres ajenos a la sociedad, como creadores originales que buscando sus límites se encierran en un estudio y CREAN.

    Yo creo que nuestra generación también tiene una motivación social como pudieran tenerlo los grandes maestros del S XX en su momento. Pero todavía no se cuál.

    Allá por donde miro veo nueva arquitectura, una más interesante que otra pero no consigo encontrar un patrón mas lejos de la genial originalidad de cada arquitecto. Puede que mi condición de principiante no me deje ver muy lejos todavía, habrá que seguir buscando.

    ResponderEliminar
  15. Después de lo hablado veo dos tipos de arquitectura, una independiente de la sociedad y otra en cohesión con ella, y así creo entender a qué se refería Eisenman cuando dijo que tenía miedo de nuestro “daño mental”: nos copiamos unos a otros, hablamos los unos con los otros y vivimos todos juntos. Entonces, encerrarnos en el éxito individual es absurdo y dañino. Ahora parece que sólo importa llegar a ser el del proyecto más original para llevarse el premio a casa. Innovar y con ello mejorar el mundo, sí, pero no por el bien común sino por el propio.
    El contexto en el que hemos nacido, el mundo del consumidor, se desentiende muy bien de la mayoría de problemas que pasan.
    Pero esto nos proporciona un terreno muy libre donde trabajar.
    Yo tengo la esperanza de que sabremos decidir cuándo abordar esos problemas de frente y cuándo abstraernos para buscar otros caminos originales.

    ResponderEliminar
  16. A lo mejor incurro en algún error lógico al expresar esto así pero no creo.
    calcar la casa de la cascada + calcar el pabellón de barcelona + calcar la villa Saboya + ser el alumno del mes + no hacer un solo proyecto en grupo = arquitectos ególatras e incapaces de asumir correcciones ¿no?. Creo que está claro hacia donde nos dirigimos.
    Santiago B. Pérez Pita

    ResponderEliminar
  17. Sara Macías Nieto26 de mayo de 2011, 13:50

    La Casa Farnsworth como objeto es estupenda, pero ¿realmente funcionó?
    Basta de arquitectura para ganar reconocimiento y más arquitectura por y para la gente. Para TODO el mundo.

    ResponderEliminar
  18. Aunque vino a hablar del aprendizaje de la arquitectura también dijo que hay cosas que no se pueden aprender sino que son capacidades que uno tiene que tener, como el que no sabe cantar o el que no sabe bailar. La verdad es que creo que todo se puede aprender, aunque es cierto que se necesita algo talento. Como se dijo el día de la presentación del curso en septiembre: ·Se necesita un 90% de esfuerzo y un 10% de talento".

    ResponderEliminar
  19. Me gusta tener la oportunidad de conocer a personajes peculiares; Eisenman sin duda es uno de ellos. Lo que aprendes viendo el punto de vista de un gran maestro hace que le perdones cualquier tipo de ofensa que te haya podido hacer.

    Cuando habla de su juventud vuelas en el tiempo, y es realmente útil, porque hace que te sientas dentro de la piel de este genio cuando tenía nuestra edad; enseñándonos a entender la arquitectura casi de forma innata.

    Leticia González.

    ResponderEliminar
  20. Esta fue la primera conferencia a la que hemos tenido la opurtunidad de ir en este curso, y por ello resultaba inquietante. Sonaba muy emocionante, el maestro Eisenman iba a hablar sobre la educación en arquitectura. Sin embargo a medida que avanzaba la conferencia me pareció que hablaba más de su vida, de su experiencia personal, que hasta cierto puento puede ser interesante, pero no lo relacionaba mucho con la educación actural, que es lo que a nosotros nos interesaba en realidad, y parecía despreciar las nuevas tecnologías que tanta presencia tienen hoy día en nuestra educación. Al final ya de la conferencia dio a entender que para esta carrera lo hay que tener es mucho talento, y en caso contrario que escogiesemos otra, con lo que estoy totalmente en desacuerdo y acordando con Sara, creo que todo se puede aprender y que es mucho más importante el esfuerzo que el talento, aunque este sea siempre bienvenido.
    En conclusión, lo que parecía que iba a ser una emocionante conferencia que me ayudaría a entender la educación en arquitectura con mayor profundidad y de la mano de un maestro, termino por desanimarme un poco y bajar del pedestal a Eisenman, o al menos del pedestal educativo de la arquitectura.

    ResponderEliminar
  21. El discurso de Eisenman me pareció muy interesante, y esclarecedor en cuanto a ciertos asuntos. Me sorprendió mucho cuando puso el ejemplo de intentar hacer un proyecto y copiar a Wright, que a la segunda vez su profesor le dijera "Puedes copiar algo una vez, pero no dos. Aprende de alguien más". Y es que aunque la imitación sea un instrumento básico de aprendizaje, si nos limitamos a los mismos ejemplos al final se avanza poco.
    Me llamó también la atención cuando mencionó que, en la profesión, la mayoría de los encargos que recibes no necesitan ningún tipo de ideación para el proyecto, pues simplemente hay que ceñirse a un programa funcional. Por último, me pareció de lo más interesante su crítica al exceso empleo de la informática y, en general, a la sociedad informatizada.

    ResponderEliminar